Triunfo de Merkel en las elecciones: gana la oligarquía, pierden los trabajadores de toda Europa

Categoría: Europa Tags: alemania, elecciones, merkel, die linke

La victoria de Merkel  con un 41,5% de votos a su favor es un triunfo para las clases altas alemanas y las oligarquías nacionales e internacionales. Su victoria supone la continuidad de las políticas económicas de precariedad para la Europa del sur y probablemente para la propia Alemania.

La mal llamada socialdemocracia alemana (abandonó sus políticas socialdemócratas al menos desde 2003) representada por el SPD sigue en punto muerto desde que el ex-canciller Schröder decidiera recortar el Estado de Bienestar alemán en beneficio de los grandes empresarios. Con un 25,7% de los votos muy lejos quedan del CDU/CSU de Merkel.

Die Linke (La Izquierda) sigue siendo la tercera fuerza con un 8,6% de los sufragios. Pierde varios puntos respecto a las elecciones de 2009, pero tras la muerte de su lider y peleas internas se recupera de los nefastos resultados obtenidos años anterioes en las elecciones regionales. Es la única fuerza de izquierdas (formada por comunistas y socialdemócratas) en el parlamento alemán. Pegado a ella están Los Verdes con un 8,4%. Y detras, y sin representación parlamentaria (es necesario un 5%) están los liberales del FPD (4,8%), el llamado partido antieruo (AFD) con un 4,7% y el Partido Pirata con apenas un 2,2% de los votos.

La única manera de hacer frente a las contrareformas de Merkel  (aunque tímidamente) sería a través de un gobierno de coalición entre el SPD, Die Linke y Los Verdes. Pero tal cosa no va a pasar como han asegurado desde el propio SPD. Antes pactan con Merkel que con Die Linke. Y no es extraño. Pese a su retórica a favor del Estado de Bienestar y los trabajadores, sus planteamientos económicos en la práctica han estado más cercanos al neoliberalismo que a la socialdemocracia, como ya demostraron en el pasado bajo el mandato de Schörder.

El futuro pinta negro para los trabajadores, tanto de Alemanía como del resto de Europa. Bajo las contrareformas destructivas de Merkel, los próximos años se antojan más difíciles. Aumentara la precariedad, a la vez que seguiran aumentando las desigualdades, la brecha entre ricos y pobres, y con ello crecerán las tensiones sociales.

Toca esperar a ver hasta donde esta dispuesta a tensar la cuerda la señora Merkel. Si sigue la misma senda que ha ido reccoriendo hasta ahora (y todo parece que va a continura sin cambios, al menos en política exterior, donde ya ha dado su negativa a la emisión de eurobonos) vamos camino del precipicio. Incluso la propia Alemania se verá afectada a medio-largo plazo por la ruina a la que está llevando a la Europa del Sur. La economía alemana es dependiente de las exportaciones. Si sigue arruinando a sus vecinos ¿quienes comprarán sus productos?

Dejar un comentario